¡SIN LEGITIMIDAD! Lucena desesperada por limpiar imagen del régimen en presidenciales

DolarToday / Apr 22, 2018 @ 8:00 am

¡SIN LEGITIMIDAD! Lucena desesperada por limpiar imagen del régimen en presidenciales

El juego electoral de la cúpula del gobierno de Nicolás Maduro no ha salido bien ante la presión internacional, y el desconocimiento a los comicios fijados para el próximo 20 de mayo, cuando se elegirá al presidente y a los diputados que conformarán los consejos legislativos regionales, luego de que así los convocara el Consejo Nacional Electoral en subordinación a la espuria Asamblea Nacional Constituyente.

Luis De Jesús / El Cooperante

El triunfalismo que tanto se alardeó desde el Ejecutivo por los resultados de las pasadas elecciones regionales y municipales, ahora significa un punto determinante frente al margen que marcó la oposición venezolana al no acceder a participar en las elecciones, por la carencia de garantías electorales, que incluían el cambio en la directiva del Poder Electoral y la participación de los dirigentes y partidos opositores.

La posición firme que han adoptado otras naciones e importantes organizaciones internacionales sobre la situación venezolana ha aflojado más la cuerda por donde el chavismo pretende continuar su paso. La negativa de Julio Borges, quien hace unos meses fue jefe de la delegación opositora en las conversaciones sostenidas con representantes del Gobierno nacional en República Dominicana, de firmar el acuerdo de diálogo agudizó la crisis de legitimidad del madurismo.

¿El motivo del parlamentario? Aseguró que desde el Ejecutivo se negaban a cumplir con las exigencias planteadas: “Hasta que no haya un acuerdo digno no firmaremos nada. Emplazamos al gobierno a que no cometa el paso absurdo de seguir convocando elecciones unilaterales”, había advertido Borges días antes.

Sin embargo, Maduro firmó el pasado 7 de febrero el documento que supuestamente había surgido de los encuentros entre su gobierno y la oposición, para intentar mantener una imagen de cumplimiento frente a los países y organizaciones que apostaban a que los venezolanos pudieran encontrar una salida pacífica y efectiva a la fuerte crisis que mantiene en vilo al país.

“Limpiar la imagen”
Tibisay Lucena, presidenta del Consejo Nacional Electoral y pilar fundamental de Maduro, dijo el 20 de febrero que, en cumplimiento del acuerdo que no firmó la oposición, invitarían a organizaciones para que conformaran una comisión de acompañamiento y observación electoral para las próximas presidenciales.

Los ases bajo la manga del CNE fueron, esencialmente, la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y la Unión Europea (UE), que estarían dándole credibilidad al proceso comicial si decidían acceder a la petición. Pero las vías de escape se cerraron. La ONU afirmó que no tiene previsto enviar comisión a Venezuela porque, según dijo Jeffrey Feltman, secretario general adjunto de Asuntos Políticos de la organización, no tienden a enviar observadores electorales.

El segundo gran portazo a Lucena lo propició la jefa de Política Exterior de la UE, Federica Mogherini, el jueves 19 abril. En una misiva dirigida al Gobierno de Maduro, la organización europea recordó que Venezuela no cumple con las condiciones democráticas y por eso les resulta posible dar curso favorable a la invitación.

Mogherini aseveró que las decisiones del CNE solo aumentan la “polarización” en el país y reiteró su disposición a adoptar más “medidas apropiadas” ante cualquier decisión que “siga socavando la democracia”. Esta posición continuaría ahogando al Gobierno. Primero porque no reconocieron la convocatoria a elecciones y segundo porque la advertencia ya está dada: pueden surgir más sanciones en contra de los funcionarios maduristas.

Además, los 17 países que asistieron a la VIII Cumbre de las Américas, que se desarrolló Lima, Perú, firmaron el Acuerdo de Lima en el que se pronuncian a favor de una resolución democrática y humanitaria, a la crisis sociopolítica que enfrenta Venezuela.

México tampoco se quedó atrás. Durante la sesión del este jueves, el senado mexicano aprobó un acuerdo en rechazo al llamado a elecciones en Venezuela y recordó que en el país no existen las mínimas garantías para que el proceso sea libre y justo, debido a que partidos y dirigentes de oposición han sido inhabilitados.

CNE desesperado
Todo este desconocimiento ha intensificado aún más la desesperación dentro del ente electoral y del mismo Gobierno. A modo de salvavidas, la presidenta del CNE informó el 12 de abril que cada candidato presidencial podrá tener 20 acompañantes políticos, “es decir, estamos dándole garantía de que si ellos quieren traer en especial a alguna persona o grupo, lo pueden traer y nosotros los vamos a acreditar”, dijo Lucena.

Continuando con la búsqueda de legitimidad, Lucena inició el pasado lunes una gira internacional para limpiar su imagen y “exponer las fortalezas y garantías” del proceso electoral. Este jueves la funcionaria sostuvo una reunión en Etiopía con el vicepresidente de la Comisión de la Unión Africana, Thomas Kwesi Quartey, y le solicitó que una delegación de acompañantes asista, en representación de ese bloque, a los próximos comicios presidenciales y legislativos. Sumado a ello, Lucena logró que los representantes de la Liga Tunecina de Derechos Humanos, la Red Nacional de Mujeres por la Democracia y la Unión General Tunecina del Trabajo acordaran su participación en el programa de acompañamiento.

Sin embargo, las cartas en materia de política internacional en contra de la cúpula madurista ya están echadas. Maduro está advertido: no será reconocido por algunos mandatarios de la región, como Sebastián Piñera, de Chile; Juan Manuel Santos, de Colombia; Donald Trump, de Estados Unidos; Mauricio Macri, de Argentina; y Martín Vizcarra, de Perú. A Venezuela solo le esperaría quedar más aislada en el mundo y con el respaldo de apenas algunos países, como Cuba y Bolivia.

Mientras Maduro se mantiene en el poder sostenido de sus pilares fundamentales -la Asamblea Nacional Constituyente, el Tribunal Supremo de Justicia, el Ministerio Público, la Fuerza Armada Nacional y el Consejo Nacional Electoral-, los venezolanos continúan sufriendo los embates de la crisis y la incertidumbre de lo que sucederá en el país a partir del 21 de mayo, cuando se vislumbra un panorama oscuro si el actual presidente llegase a ser reelegido.

A esta situación se le debe sumar el hecho de que la Asamblea Nacional haya considerado que existen “méritos suficientes” para enjuiciar al mandatario nacional, en respuesta a una solicitud realizada en días pasados por el Tribunal Supremo de Justicia en el exilio, luego de que la fiscal general de la República destituida, Luisa Ortega Díaz, solicitara el procedimiento de antejuicio de mérito y presentara pruebas que vincularían a Maduro con presuntos hechos de corrupción con la constructora brasilera Odebrecht. Sin dudas, otro golpe al gobierno autodenominado socialista.

 

¡COMPARTE EN TUS REDES SOCIALES!

arrow
 

Enviar por WhatsApp

 
 
 

 
¿Cuál es tu opinión?
 
 
*